Tres poemas

cochinita pibil

yo introduje
la cochinita pibil
a su vida

no sólo
quedó encantada
por la carne adobada
con axiote
también el Xni-Pec
le fascinó

confío en que ahora
cada vez que coma
este manjar yucateco
me evoque

y estará muy de acuerdo
que mi recuerdo
este ligado
al de un cerdo.

pozole

los granos de maíz
y la carne deshebrada
flotando sobre el caldo
me han recordado
su rostro

el aroma del plato
me ha transportado
a su casa;
al lugar donde
–como a un perro rescatado de la calle–
me ofrecieron alimento
refugio
y
un poco de amor

es extraño como
funciona la memoria

ahora que ella no está
el pozole
no me sabe igual.

michelada

compré una botella
de chamoy líquido

pensé en prepararme
una michelada,
pero después recordé
que ésta bebida
le gustaba más a ella

–¿el inconsciente me traicionó?–

ahora la botella
se encuentra
junto al jugo sazonador
y la salsa Valentina
e Inglesa

no sé qué más hacer
con estos ingredientes

en su ausencia
sólo tomo cerveza
y
chupo limón.